Arrenta mantiene a raya la morosidad en alquileres con arbitraje

Los propietarios españoles siguen siendo desconfiados a la hora de alquiler sus viviendas –temen no cobrar las rentas, no recuperar el inmueble o encontrárselo con daños- y pocos se arriesgan a alquilar si no es con una cobertura adicional, como avales personales, avales bancarios, referencias, fianzas, seguros, garantías de cobro de rentas, arbitraje, etc. Pero, a pesar de estas precauciones, los índices de morosidad han aumentado y se han situado en 2010 en torno al 8%. Y es que no todas estas medidas tienen el mismo efecto a la hora de proteger el contrato de arrendamiento y menos aún a la hora de evitar que surjan problemas. En los alquileres que incluyen arbitraje, por ejemplo, los casos de incumplimiento caen hasta un 2,47%, tal y como ha comprobado la Asociación para el Fomento del Alquiler y Acceso a la Vivienda, Arrenta, con los contratos hechos con alguno de sus servicios. Algo que responde al efecto preventivo que tiene el arbitraje -las partes que se comprometen con una cláusula de arbitraje son más conscientes de sus deberes y cumplen más con sus obligaciones- y que hace que esta vía sea cada vez más conocida y esté presente ya en uno de cada cuatro contratos de alquiler.

Share