Una vida saludable para prevenir la demencia

Publicado el 19 October 2017
Archivado en Salud | Comments Off on Una vida saludable para prevenir la demencia

La prevención de la demencia a través del estilo de vida

Un estudio reciente ha encontrado que uno de cada tres casos de demencia podría evitarse mediante elecciones de estilo de vida. El estudio llega en un momento en que la enfermedad alcanza proporciones epidémicas en todo el mundo, con 47 millones de personas que ahora viven con la enfermedad de Alzheimer o la demencia.

El estudio fue centrado en la prevención de la demencia a través de los cambios en el estilo de vida, y el impacto que nuestras decisiones tienen sobre la salud del cerebro y el riesgo de sufrir demencia.

¿Cómo identificar los factores de riesgo de demencia?

El estudio realizado por la primera Comisión de Prevención y Atención de la Demencia reunió a 24 expertos internacionales que revisaran los datos recolectados producto de la investigación sobre la demencia.

“La demencia es el mayor desafío mundial para la salud y la asistencia social en el siglo XXI. El propósito de la comisión fue, afrontar la epidemia de demencia, consolidando los avances logrados en estos años y el conocimiento emergente, así como también a lo que deberíamos hacer para prevenir la demencia y cuidar a las personas afectadas”.

Los investigadores encontraron que los factores que impactan en el riesgo de demencia fueron:

Factores de riesgo modificables:

Evitar la depresión y el aislamiento social, con el paso de los años algunas personas mayores comienzan a aislarse, el hecho de jubilarse, el desgaste físico y el deterioro cognitivo, puede provocar sentimientos de tristeza, depresión y cierta tendencia al aislamiento social. ¿Qué hacer en estos casos? Buscar actividades recreativas, afines a sus gustos, un ejemplo son las propuestas en el centro de dia en Alcobendas, son una excelente forma para relacionarse con otras personas de la misma edad, se organizan actividades de terapia ocupacional y talleres dinámicos y de rehabilitación que mejoran notablemente el estado de ánimo.

Trabajar el ejercicio cognitivo: Participar en programas de estimulación cognitiva consisten en entrenar las funciones mentales para obtener un mejor rendimiento mediante ejercicios de memoria, percepción, atención, cálculo, funciones ejecutivas.

Fumar: El consumo de tabaco en personas de mediana edad y ancianos se asocia a un mayor riesgo de demencia.

Tensión arterial baja o alta

Diabetes y obesidad

Vida sedentaria (hacer poco ejercicio)

Factores de riesgo no modificables:

El avance de la edad es un factor de riesgo no modificable.

Historial familiar: Antecedentes indican que familiares de primer grado presentan una incidencia más alta de demencia, siendo el factor genético la explicación más fiable.

Con casi el 35% de los casos de demencia atribuibles a estos factores, eliminarlos teóricamente podría prevenir 1 de cada 3 casos de la enfermedad.

Mejorando la atención y la prevención de la demencia

Los autores del estudio esperan que su informe ofrezca orientación para las personas que buscan reducir el riesgo de demencia y mejorar la atención de las personas que ya viven con la enfermedad.

Los cambios en el estilo de vida pueden no retrasar o prevenir la demencia en todos los casos, pero pueden ayudar a tomar medidas prácticas para la prevención.

Las políticas de salud pública deben dirigirse para llegar al público en general, para ayudar a evitar a evitar esta enfermedad que es la más temida en la vejez.

Share

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.