La Puerta del Carmen, llena de internidad

Publicado el 15 December 2014
Archivado en Turismo | Comments Off on La Puerta del Carmen, llena de internidad

Hablar de la Puerta del Carmen sin ser zaragozano  es un poco sacrilegio, así que pido disculpas si hay un maño al que pueda ofender. Y es que este lugar no es sólo un monumento, es todo un símbolo de la ciudad. Pero también creo que puedo aportar la visión del turista.  Ese que se la encuentra perdida entre el tráfico en la confluencia del paseo de Pamplona con el paseo María Agustín y la avenida César Augusto,  ese que al verla se pregunta si aquello es la puerta de Alcalá entrada en años y con aluminosis o si es un trozo del Partenón que Atenas ha vendido a Zaragoza para rebajar sus crisis. Y es que la puerta del Carmen está deteriorada como una estrella de cine de los sesenta. Pero en su caso, como diría Adolfo Domínguez, la arruga es bella. Muestra en su rostro, literalmente, cicatrices de guerra de las que sentirse orgullosa. Su simbolismo viene de ahí. De haberse convertido en emblema de la ciudad en su resistencia contra los franceses.

Nació en 1792, convirtiéndose en una de las 12 puertas de la antigua Zaragoza, y con pocos años de edad se convirtió en un estandarte  del orgullo aragonés en su lucha durante la Guerra de la Independencia 1808-1809. Así que aunque para el visitante desinformado pueda pasar desapercibido, lo digno de ver no es la puerta de piedra en sí, si no las huellas que las balas dejaron en ella. Otras guerras también la infringieron heridas, como las guerras Carlistas. Pero, sobre todo, y en los últimos tiempos, lo han hecho la contaminación y el tráfico. En concreto hace unos años, un autobús la impactó con más fuerza que la munición de las tropas de artillería del mariscal Lannes, y estuvo a punto de acabar con ella, haciendo removerse al general Palafox en su tumba. La obligada restauración la ha dado un nuevo color,  y según me cuentan, ha puesto bajo discusión si su ubicación es o no la más idónea. Así que amigo turista, si pasas por la Puerta del Carmen y te preguntas si ese monumento semi derruido merece ser retratado, que sepas que por detrás del Pilar y el Ebro, puede ser uno de los símbolos más queridos de los zaragozanos. Y además, no tiene miedo a las fotos, está muy  acostumbrada a los disparos.

Para más temas de arte, cuantoarte.com

Share

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.