Aprendiendo a envejecer

Publicado el 19 November 2013
Archivado en Salud | Comments Off on Aprendiendo a envejecer

Aprender a envejecer no es fácil. Tampoco lo es aceptar el retiro jubilatorio, descubrir que ya no se es útil a la sociedad, asumir serenamente la perspectiva de la muerte y comprobar que el organismo en muchos sentidos no responde. Por este motivo la razón indica que no hay que esperar a viejo para considerar la vejez. Esta es una etapa más de la vida que nadie está en condiciones de evitar, pero sí se puede disfrutar plenamente. Son muchos los cambios que se operan en organismo durante el proceso de envejecimiento y muchos son los recaudos que se pueden tomar al conocerlos para mejorar la calidad de vida y vivir más.
centro de dia

La tercera edad

Esta etapa de la existencia comienza en la madurez y finaliza con la muerte. Lo que denominamos vejez no siempre tiene que ver con un real desgate o con los cambios en el transcurso del tiempo va ocasionando en nuestros órganos y nuestra individualidad. No todos los sectores del organismo envejecen a la par, involucionan o declinan simultáneamente.

De ahí que algunas personas parezcan viejas en ciertos aspectos y jóvenes en otros. En este sentido se ha dicho que el hombre tiene cuatro edades:  la que indica su fecha de nacimiento, la que siente tener, la que representa antes los demás y la de sus órganos y tejidos. Por eso, los estudios modernos consideran a la vejez no solo con un criterio cronológico sino también con un criterio axiológico. Es decir, tienen una cuenta los valores propios de la persona que envejece, las modificaciones que se producen tanto en el orden físico como en el espiritual y psíquico.

Asimismo, este enfoque de la ancianidad abarca dos componentes fundamentales:

Subjetivo o de la interioridad: que es el estar viejo, el sentirse viejo y el vivir como un viejo.

Objetivo o de exterioridad: que es el parecer o ser considerado viejo, que es el que generalmente utiliza la sociedad cuando interpreta la vejez como una mera disminución de la capacidad física y del rendimiento intelectual.

Por último recuerde, negarse a envejecer es tan utópico como no poder salir de la infancia. Por ello hay que prepararse progresivamente para aceptar la vejez y tener un envejecimiento saludable, física y mentalmente. Tener activo el cuerpo, realizar ejercicio físico como caminatas, Pilates para personas mayores, ejercicios en el agua, natación, gerontogimnasia, y mantener la mente activa mediante la asistencia a talleres para la memoria, aprender idiomas.
cuidado de ancianos
Referencias: Cuidado de mayores en avenida de américa

Share

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.