Una familia que juega unida permanece unida

Publicado el 12 August 2013
Archivado en Ocio | Comments Off on Una familia que juega unida permanece unida

Los juegos tradicionales, los que los adultos de hoy jugaban en la calle con sus compañeros de colegio, de barrio y de pueblo, hace tiempo que dejaron de verse en las aceras. La sociedad ha cambiado, las motivaciones de los niños y jóvenes de las nuevas generaciones son otras. Y, desde luego, las calles, con su tráfico y su bullicio han dejado de ser lugares seguros para los más pequeños.

Los juegos tradicionales y populares de este país, independientemente de la zona geográfica en la que vivamos, suelen ser más comunes de lo que imaginamos. Cambian las denominaciones por nombres locales, tal vez algunas reglas, pero siguen siendo, en esencia, los mismos.

Desde las tabas y la gallinita ciega a las chapas, desde la pídola a la reconquista o la comba o ‘el churro, mediamanga, mangotero’, el juego infantil y popular es un universo por descubrir que una empresa de eventos especializada en actividades infantiles tiene en sus registros y que puede poner al servicio de sus clientes en cualquier tipo de eventos, en cualquier formato que podamos imaginar. Siempre para alcanzar los fines últimos, la participación, la diversión y el compromiso con el grupo.

A muchos mayores les embarga la nostalgia cuando recuerdan aquellos juegos que se jugaban sin juguetes. Juegos que se practicaban en la calle, la mayor parte físicos, con elementos del entorno, como piedras y trapos. Pero esos juegos del pasado pueden dejar de vivir en la tierra de la nostalgia donde la memoria los ha colocado y, paradójicamente, convertirse en un elemento de unión familiar y cohesión social.

¿Cómo?, pues muy sencillo. Si tenemos en cuenta que los niños de hoy, independientemente de cómo se su mundo, siguen siendo niños y tienen la misma avidez de conocer, de descubrir, de sorprenderse con cosas nuevas, con juegos que estimulen su vitalidad, sus emociones, sus capacidades para la competición y la cooperación, tendremos una parte del plan.

El plan de organizar actividades con juegos tradicionales en las fiestas que organicemos. La otra parte del plan es nuestra necesidad de interactuar con nuestros niños, con los de la familia, con nuestros propios hijos, y hacerlo con los juegos que fueron una referencia para nosotros y que ellos ni siquiera sospechan que existan.

Enseñarlos a jugar, hacerlo con nosotros, en una fiesta, dentro de ella, es una manera muy adecuada para crear como decíamos unión familiar y cohesión social. Porque el juego divierte, enseña, mejora la interrelación entre los participantes, fomenta la colaboración, la observación y hasta las habilidades motoras como las mejores y más productivas actividades educativas.

Y quién mejor que un profesional de la organización de eventos para ayudarnos a programar los juegos infantiles en una fiesta o celebración familiar. Como un apartado dentro del encuentro, bien como una actividad en el programa de vacaciones en el que mayores y pequeños se dan cita.

Una empresa de eventos dispone de los recursos humanos y materiales, sobre todo humanos, y conocimientos de las variables de cada uno de los juegos para estimular a los más pequeños y adaptar la participación de los adultos en los juegos con el fin de no distorsionar el resultado o la finalidad del juego.

Porque, se trata de crear una sana interacción entre niños y grandes, para jugar en armonía y corresponsabilidades, para no derivar en competencias que generen fricciones y que hagan desembocar las actividades en pequeños conflictos.

Los profesionales de las empresas de eventos conocen los juegos tradicionales, saben cómo modularlos, como adaptarlos a la participación de pequeños y adultos conformando reglas alternativas para corregir las diferencias de rendimiento, las físicas y las puramente motivacionales. Los monitores tendrán la paciencia suficiente para mostrar la mecánica del juego a los más pequeños o para enseñar a los mayores cuales son las limitaciones de su concurso.

Porque si jugar con los hijos a los juegos de la infancia es volver a ser niño otra vez, más importante es hacerlos participar de una experiencia distinta que nada tiene que ver con el mundo que les rodea, incluso en sus patios de colegio. Por ellos, por nosotros, por todos.

Share

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.