Tratamientos para la eyaculación precoz

Publicado el 16 March 2012
Archivado en Salud | Comments Off on Tratamientos para la eyaculación precoz

Cuál será el tratamiento adecuado es la primera interrogante que se hace un hombre cuando tiene el valor de afrontar esta disfunción. Y hace bien pues existen varios tratamientos para la eyaculacion precoz, al igual que muchas causas.

Efectivamente, al no existir desde el ámbito científico una respuesta concreta sobre las causas que provocan la eyaculación precoz, son muchas las que se consideran probables. Y por cada una hay un sector que ha demostrado combatir con cierta eficacia esa causa.

A continuación presentamos información sobre los posibles tratamientos disponibles en la actualidad.

 

Tratamientos naturales

Sorprendentemente, hay quienes afirman que mantener relaciones sexuales “ruidosas” ayuda con este problema. Según se desprende de sus informes, el gemir o hacer otros ruidos durante el coito sirve como válvula de escape para la tensión y proporciona un ritmo adecuado de entrada y salida de aire que beneficia la prevención de una eyaculación precoz.

También sostienen que existe una relación entre la práctica moderada de deportes como natación, fútbol o ciclismo y el desarrollo de la capacidad de controlar el reflejo eyaculatorio. En ambos casos aconsejan mantener una dieta sana y equilibrada, evitando situaciones de estrés.

Por último, se encuentran los ejercicios de Kegel, que sirven para fortalecer los músculos pubocoxígeos; y la técnica de Semans, que consiste en una reeducación del reflejo eyaculatorio mediante la masturbación interrumpida.

 

Tratamientos con medicamentos

En los estudios realizados sobre fármacos antidepresivos se encontró que, como efecto secundario, estos prolongan el tiempo en alcanzar el orgasmo, por lo que han sido empleados para combatir la eyaculación precoz. Drogas como sertralina, paroxetina, fluoxetina y dapoxetina han demostrado su eficacia al retardar el reflejo eyaculatorio.

Dentro de este apartado también se pueden incluir los condones específicos para disminuir la sensibilidad del glande, así como el uso de cremas anestésicas. Pero estas “soluciones” son un remedio temporal que para nada deberían convertirse en una forma de ocultar el verdadero problema.

Share

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.