El masaje, fuente de salud y bienestar personal

Publicado el 2 October 2011
Archivado en Salud | Comments Off on El masaje, fuente de salud y bienestar personal

Masajear el cuerpo, aplicar las técnicas de un buen masaje terapéutico sobre nuestro cuerpo, puede marcar una diferencia. Puede ser la diferencia entre instalarse en el régimen y en la tiranía de las tensiones y hasta del dolor, o abrir, de forma consciente, una puerta a estímulos que nos ayuden a mejorar nuestra buena sintonía vital y, en último término, nos conduzcan por el buen camino de la salud.

La técnica del masaje es capaz de liberarnos del stress, de relajarnos, de acabar con nuestras contracturas, de llenarnos de energía y de esa vitalidad a la que a veces buscamos pero no encontramos, sometidos como estamos a las tensiones del día a día de nuestras ocupaciones, siempre exigentes.

Si hubiéramos de explicar que es lo que nos devuelve un masaje después de una sesión y lo tuviéramos que comentar con alguien que nunca lo haya recibido, tendríamos que utilizar palabras y expresiones como ‘sensación de relax’, ‘sensación agradable’, ‘despertar de partes de nuestro cuerpo dormidas’ o ‘sentir nuestro cuerpo de manera inesperada’. Aunque la experiencia de cada uno es siempre única.

Entregarse a un masaje, regalarse un masaje, salido de las manos y del conocimiento de un profesional puede ser un punto y aparte para nuestro castigado y fatigado cuerpo. Un profesional que aplica un masaje terapéutico puede que nunca nos haya visto, que no sepa absolutamente nada de nosotros como personas, pero lo sabrá todo de nuestro organismo, de la arquitectura de nuestra musculatura, hasta el punto de reconocer el origen de cualquier dolor muscular y, desde luego, sabrá cómo eliminarlo.

Un buen profesional nos dará, incluso, las indicaciones necesarias para que la contractura no vuelva a reproducirse, se hará entender y nos acompañará en el camino de la recuperación, guiándonos para conocer nuestro cuerpo y entenderlo.

Un buen especialista en masajes terapéuticos nos ayudará a comprender cómo se producen las tensiones musculares nocivas, para concienciarnos, con el fin último de sustituir nuestros hábitos por otros más saludables. Desde cambiar la postura con la que nos sentamos frente al ordenador de la oficina, hasta sugerir los ejercicios que podemos o no podemos realizar según nuestras necesidades y características físicas.

Y es que masajes hay muchos, muchas fórmulas, muchas condiciones bajo las que se hace necesario su aplicación sólo hay que decidirse. Hay técnicas de masajes que se ponen de moda, que consiguen gran eco mediático, que han probado y que apoyan algunas personas de referencia del mundo del espectáculo y que podemos llamar de muchas maneras: Masajes tailandeses, californianos, shiatzu y un largo etcétera. Pero todos son, en esencia, lo mismo. Persiguen el mismo fin, aunque sus técnicas de aplicación sean diferentes.

Sea cual sea la técnica empleada en el masaje personal, se trata de una propuesta de actividad física sobre nuestro organismo muy recomendada, pero aún más para situaciones concretas. Así, se recomiendan los masajes en el caso de los drenajes linfáticos, aquellos tratamientos anticelulíticos.

También las mujeres embarazadas pueden darse tratamientos para el embarazo para ayudar a mejorar la elasticidad de su vientre durante el crecimiento del bebé, pero, de igual modo, podemos encontrar soluciones con las técnicas del masaje para nuestros pies. La aplicación de la reflexología podal para atenuar las incomodidades surgidas del castigo de nuestras extremidades inferiores.

Alivio en los pies, sí, pero mucho más, hablamos de la recuperación de todas las sensaciones del tacto o de la mejora del contacto con el calzado y con todo tipo de superficies para el sencillo e instintivo acto de caminar. Un acto que bajo condiciones adversas, puede restar movilidad a las personas y dar pie a la aparición de otras patologías vinculadas con el sedentarismo y la inactividad física.

Pero los masajes pueden también mejorar nuestras sensaciones y bienestar en el primer plano de nuestras percepciones donde se concentran los sentidos, en la cabeza. Masajes de cuello, faciales o de cuero cabelludo que nos proporcionarán auténtico placer.

El masaje, fuente de salud y bienestar personal.

Share

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.